Kitty Di Bartolo

 

Poética feminizada de una niñez aturdida.
Malicia de un mundo que no logra inocencia pero que siniestra yergue torres de
ladrillos para proteger a la princesa de pelos largos que pretende sobrevivir.
La princesa puede volar deshojando margaritas,
puede jugar a la rayuela o hacerse la linda.
Pero el espesor de esa monarquía de juguete se devela, capa tras capa de color,
con la careta de un dolor que permanece, una inocencia devastada,
una madre muerta, un mundo que no.
Desilusionada. Bipolar.
El mundo de fantasías se pierde entre el humo
espeso de las chimeneas y los buques pesados que la
arrojan siempre a este más acá tan desolador
M.D.S

Diseño: Gabi Albornoz Beneito